Carritos de chucherías

Las mesas de chucherías, mesas dulces, Candy Bar, Sweet Table, Sweet Bar o Sweet Buffets se ponen cada día más de moda. Nos topamos con ellas en celebraciones de toda índole (bodas, bautizos, comuniones, cumpleaños, aniversarios...) y normalmente no suelen pasar desapercibidas, ya que son una excusa para demostrar nuestra creatividad y presentan una alternativa a la tarta de bodas única.

Está claro que es una tendencia que ha venido para quedarse.

En este post exploraremos algunas ideas para convertir nuestro carrito de madera en una mesa dulce y que sea un éxito de masas.

Carrito de madera blanco con cucherías

Lo interesante de la mesa dulce es que atrae tanto a niños como a adultos, y se presta a mostrar un gran colorido y surtido de productos que va más allá de la típica tarta. Cuando hablamos de mesa dulce o candy bar rápidamente nos imaginamos una mesa con montañas de chucherías y golosinas con altas dosis de azúcar procesada. Pero si quieres desmarcarte, te aconsejamos que ofrezcas una alternativa más original.

Una buena opción son los dulces tradicionales de la zona en la que celebres el acto. Suele ser una sorpresa muy agradable para los invitados encontrarse con un surtido de sus dulces favoritos, de toda la vida. Aluden a los recuerdos y eso siempre contribuye a crear una agradable memoria del evento.

También es importante tener en cuenta a los invitados con necesidades alimentarias especiales. Ofrece productos aptos para celiacos, diabéticos, intolerantes a la lactosa, y recordarán tu fiesta para siempre. ¡Y cómo olvidarse de los veganos y vegetarianos!. Hoy en día es muy fácil encontrar miles de recetas o proveedores que te facilitarán postres sin productos de procedencia animal.

Pero no sólo acaba aquí la lista de posibilidades; aparte de todos estos productos, puedes incluir bebidas refrescantes como limonada, zumos de fruta natural, batidos o tu cóctel favorito.

El estilo

carrito de madera essential
Carrito de madera negro con dulces regionales

El carrito dulce fabricado en madera es una gran oportunidad para dar rienda suelta a la imaginación. Puede ser un instrumento genial para mostrar nuestro estilo. Puedes aprovechar la decoración predominante del lugar donde vas a instalar el carrito para seguir con la línea estética, o puedes aprovecharlo para tematizar ese rincón especial reservado para él. Esta es, en nuestra opinión, la parte más divertida de este asunto, y la más importante, ya que marcará la línea que has de seguir a la hora de elegir el contenido de tu candy bar. Desde usar una gama de colores concreta, un estilo artístico, una temática basada en cómics, videojuegos, animales y un largo etcétera. Todo dependerá de la ambientación del evento y del tipo de público que vamos a recibir. Es aconsejable conocer a nuestros invitados para garantizar el éxito de nuestra celebración.

La presentación

Lo más importante en la distribución del espacio es crear distintas alturas. Tendremos que recurrir a botes de cristal, grandes copas contenedoras de cuello largo, cajas de madera antiguas, cuencos diversos y recipientes de lata y cualquier cosa que aporte un toque distintivo en nuestro particular escaparate. Otra cosa a tener en cuenta es que el carrito dulce o carrito de chucherías puede contener los obsequios que recibirán los asistentes como recuerdo. Por supuesto, obsequios dulces. En este caso, deberás crear paquetes individualizados, ya sean transparentes donde puede verse el contenido, u opacos, si queremos dar una sorpresa.

El carrito dulce hay que entenderlo como un ahorro más que como un gasto porque nos ofrece todas estas posibilidades y muchas otras más. Es un lugar de encuentro entre los niños y los adultos en mitad de una fiesta en la que mantener el ánimo de los asistentes es fundamental.

Puedes echarle un vistazo a nuestros carritos:

WhatsApp