origen comida sobre ruedas

El origen de la comida sobre ruedas

El origen de la comida sobre ruedas es algo incierto, pero podemos hacer un repaso por los principales momentos a lo largo de la historia, para descubrir cómo fueron naciendo este tipo de negocios sobre ruedas por todo el mundo, pues los carritos de alimentación han sido muy útiles para llevar productos difíciles de hacer o fabricar a lugares recónditos. Nos vamos a centrar en los orígenes de los primeros helados en París, del nacimiento de los cubitos de hielo, de los carritos de alimentación en E.E.U.U., y dónde surgieron los primeros Hot Dogs (perritos calientes) en el mundo. Sin adentrarnos en la actualidad, donde podemos ver carritos de alimentación para todo tipo de necesidades, desde carritos de hot dogs, helados, crepes, castañas, o cualquier comida. Sólo necesitas al fabricante de carritos de alimentación o el marketing adecuado para la venta de tus productos o servicios.

Primeros helados en París

Haremos una primera parada en Europa, donde aparecieron en el París de 1686 los primeros carritos de helados. Lo hicieron frente al antiguo teatro de la Comedia Francesa, el Café Procope. Aún hoy, siglos después, continúa abierto aunque se ha convertido en un restaurante. El propietario, un siciliano llamado Francesco Procopio Coltelli, tenía licencia real del propio Luís XIV para la elaborar aguas heladas y cremas frías. Se hizo tan popular que en poco tiempo empezó a venderse por toda Francia, y más tarde, por toda Europa. Podría decirse que la receta original del helado que hoy conocemos se difundió gracias a los carritos de helados y a la posibilidad de movilidad geográfica que éstos ofrecían.
Carrito de helados antiguo Gelati

Origen de los cubitos de hielo

Sin embargo, estos productos fríos no se pudieron consumir en lugares calurosos como el Caribe, hasta mediados del siglo XIX, cuando debido al tesón de Frederic Tudor, quien llegó a ser conocido como “el rey del hielo”, se popularizó el uso de hielo en forma de cubito. El jóven Frederic Tudor (Ice King) se obsesionó por el hielo desde muy pronto, bromeando con su hermano sobre la idea de vender bebidas frescas en lugares cálidos, como El Caribe. Su plan consistía en cortar enormes bloques de hielo de los lagos congelados, embarcarlos y venderlos en el Ecuador. Después de miles de dificultades, logró exportar los bloques de hielo a la Isla de Martinica, donde se topó con el rechazo de los lugareños, que no estaban dispuestos a estropear el sabor de sus bebidas locales añadiéndoles hielo. Finalmente, Tudor recurrió a técnicas de marketing basadas en “muestras gratis”, y así, poco a poco, fue convenciendo a los dueños de los bares para que vendiesen sus bebidas con hielo al mismo precio que las que no lo tenían, convenció a médicos de usar el hielo como cura para bajar la fiebre y enseñó a los restaurantes a fabricar helados usando sus bloques congelados. Estos cubitos de hielo se transportaban en carritos adaptados, como única opción de mantenerlos a medio plazo, ya que la electricidad aun no había llegado.
 

Carritos de alimentación en EE.UU.

En los EE.UU. del siglo XIX, los carros de comida evolucionaron en 2 ámbitos importantes. Por un lado, se volvieron esenciales para los vaqueros, cuando los rancheros en 1866 se preparaban para mover una gran cantidad de ganado a través del desierto, donde no habría forma de conseguir comida, y descubrieron la manera de montar una caja para guardar utensilios y condimentos alimenticios, para elaborar recetas sencillas y reconfortantes. Por otro lado, en las grandes ciudades, los tranvías en desuso se aprovechaban para improvisar pequeños negocios de restauración, que con el tiempo perdieron sus ruedas y derivaron en lo que luego conocimos como Diners. Más adelante, la famosa marca Oscar Mayer comenzó a vender sus productos en carros con forma de salchicha.
Origen Food Truck
Origen Food Truck

Origen de los Hot Dogs

Pues bien, se dice que la salchicha la inventó un carnicero alemán, concretamente de la ciudad de Coburg, y luego la trasladó hasta Frankfurt, de ahí su nombre. También cuenta la leyenda que el dueño de un pequeño bar llamado Anton Feuchtwanger comenzó en 1904 a ofrecer vienesas aderezadas con cátsup y mostaza a su habitual clientela. Pero aunque el plato era muy demandado, se topó con un problema: los clientes se quejaban porque se manchaban y quemaban los dedos.
Cátsup: el inicio de esta salsa, se remonta a la salsa china ketsiap, una salsa picante que se servía para poder acompañar las carnes o pescados (pero no incluía el tomate) que importaban las colonias inglesas de las islas malayas. (Actualmente sí lleva tomate, y la diferencia con el Ketchup es mínima).
Después de probar diversas opciones como cubiertos, guantes, etc., la clave estuvo en servir la salchicha en un pan preparado exprofeso para dicho uso, permitiendo su venta a pie de calle en carritos, y no sólo en restaurantes.
Los clientes se quejaban porque se manchaban y quemaban los dedos.
Así nació la venta ambulante de hot dog tal como hoy la conocemos. Rápidamente el hot dogs se introdujo por el resto de Europa, para luego ser conocido en Cuba, Argentina y los Estados Unidos, donde incluso está instaurado el “Mes del Hot Dog”, que se celebra en julio. Este pequeño recorrido es sólo un conjunto de pinceladas en un lienzo histórico que abarca muchos más siglos. En próximos artículos seguiremos avanzando por los momentos más curiosos de la historia de la comida sobre ruedas. Fuentes: Mobile cuisine | itv | Helados alonso | Venamimundo

Contributors:

WhatsApp